Blog

Conozca a: Jorge Marín (Tallo), del Museo de Arte Costarricense (MAC)

Screen Shot 2018-05-22 at 1.33.01 PM.png

“Tallo”, como lo conocen sus compañeros; un apasionado por su trabajo.

Jorge Arturo Marín Araya es oriundo de San José, creció en los alrededores de Plaza González Víquez.
Inició su trabajo para el Museo de Arte Costarricense (MAC) en septiembre del año 1979, donde empezó como mensajero. Sobre sus inicios en la institución, Marín comentó: “Yo trabajaba como mensajero en una empresa funeraria y tenía una vecina que trabajaba en el MAC; en eso, el funcionario que estaba de mensajero se pasó al puesto de oficial de seguridad y como yo tenía motocicleta, mi vecina me dijo que fuera a hablar. Primero entré a prueba y cinco días después ya estaba contratado por la institución”.
Luego de su ingreso, Marín trabajó en diferentes puestos, lo que significó un gran avance para él, ya que pudo aprender de muchas áreas que son vitales en el trabajo diario del MAC.
Al respecto, Marín afirmó: “Siendo mensajero sufrí un accidente con la moto, en 1982; al no poder continuar como mensajero, me mandaron a cuidar las galerías que tenía el museo, en donde aprendí mucho. Posteriormente, uno de los compañeros de mantenimiento enfermó y me propusieron cambiar a ese puesto, lo cual acepté y es el puesto en que me desempeño ahora”.
Al desempeñarse en el área de mantenimiento, Marín aprendió a realizar el embalaje de las obras, el montaje de exposiciones y hasta el enmarcaje, pues anteriormente el museo compraba las molduras, los vidrios y la marialuisa. “Nosotros hacíamos este trabajo primero con serrucho; luego, al contar con un mayor presupuesto en restauración, se compró una guillotina y una engrapadora. Ahora se trabaja diferente, pues las obras se envían a un proveedor quien hace el enmarcado, por lo que nosotros no realizamos ya esa labor”.
En la actualidad, “Tallo”, como lo conocen sus compañeros, se encarga de labores muy importantes para la institución, como los montajes en las galerías, el inventario de obras en el acopio, pintura de paredes y colocación de luces para las exposiciones, entre otras labores para que las obras puedan ser apreciadas por el público de la mejor manera.
Ante la pregunta de qué representa el Museo de Arte Costarricense para él, Marín contestó: “Es un lugar muy querido por mí; la institución nos ha dado todo, uno llega a conocer mucha gente en este trabajo, tanto compañeros como artistas”.
En su cargo, Marín afirmó haber conocido a artistas como Francisco Amighetti, Dinorah Bolandi, entre otros. “Muchas veces me tocó ir a recoger alguna obra a sus casas y pues ahí uno tenía la oportunidad de conversar un poco con ellos”, expresó el funcionario.
“Tallo” espera que el MAC continúe con su labor cultural y social, llegando a comunidades alejadas para que todos los costarricenses conozcan un poco los tesoros que esta institución resguarda como joyas, colgadas en sus paredes.
________________________________
Fuente: Extracto del Boletín Interno del MCJ que en el mes de mayo 2018 elaboró esta nota dedicada a Jorge Marín del MAC.
Anuncios

MAC celebra su 40 aniversario presentando sus “Nuevas Adquisiciones”

El Museo de Arte Costarricense (MAC) ha programado la apertura al público a su más reciente muestra Nuevas Adquisiciones, el próximo jueves 03 de mayo, a las 7:00 p.m. en su sede en el Parque Metropolitano La Sabana, como parte de las actividades de conmemoración de su 40 Aniversario.
La exposición Nuevas Adquisiciones”, reúne en su Sala Temporales una selección de 36 obras, de las que se han integrado a la colección recientemente. Entre abril 2016 y abril 2018, el MAC adquirió 131 de obras de arte, por medio de compras y donaciones de artistas, herederos y coleccionistas.
La muestra presenta obras en dibujo, grabado, pintura, escultura e instalación y contempla piezas realizadas entre 1899 y 2018.
Estas nuevas adquisiciones reafirman el carácter del acervo nacional, ya que el MAC es custodio de una colección institucional que contiene más de seis mil piezas de artistas nacionales y extranjeros.
“El enriquecimiento de la colección del Museo es una de las maneras en que forjamos patrimonio, es decir, la memoria cultural de Costa Rica. La visión de nuestros artistas nos permite conocernos y reconocernos como país, es materia de reflexión y de disfrute para todos los ciudadanos”, señaló la Directora del MAC, Sofía Soto Maffioli.
Según Soto Maffioli, “con esta exposición, el Museo celebra 40 años de trabajo para la conservación y la valorización de las artes visuales. Nos sentimos muy satisfechos de poder presentar esta selección de obras, entre las más de 100 que pasan a formar parte de la colección de arte más importante y extensa de Costa Rica.”
31518646_1847681958604740_9167227348188135424_o
“Retrato de Flora y Guido Echandi Maukisch” de Enrique Echandi Montero. 1899. Óleo sobre lienzo. Colección MAC. Foto: Gabriel González.
Nuevas Adquisiciones” presentará obras de Enrique Echandi, Dairine Vanston, Víctor Manuel Bermúdez, Francisco Zúñiga, Claudio Carazo, Magda Santonastasio, Flora Langlois, Sonia Romero, Grace Herrera, Alberto Murillo, Rosella Matamoros y Luciano Goizueta.
Conociendo las nuevas obras del MAC.
El MAC presentará algunas obras del Fondo Francisco Zúñiga adquirido en noviembre 2016, compuesto por 22 dibujos de diferentes periodos y una carpeta de 16 entalladuras de 1934-1935. Con esta adquisición, la Fundación Zúñiga-Laborde hizo donación de 28 apuntes para el Monumento al Agricultor.
Entre las obras más destacadas de esta exposición figuran el Retrato de Guido y Flora Echandi”, de 1899 del pintor Enrique Echandi Montero, así como el Retrato de Guillermo Padilla”, pintado hacia 1926 de la artista Doreen Vanston.
Se presentarán además cuatro obras de Luciano Goizueta, uno de los tres artistas galardonados en ocasión del Salón Nacional de Artes Visuales 2017 del Museo de Arte Costarricense, realizado en marzo del mismo año.
En Espacio 4 (área educativa e interactiva del Museo) se presentará una parte del Fondo Claudio Carazo, donado por la señora Victoria Carazo, hija del fallecido artista. El fondo está compuesto por un conjunto de caricaturas de expresidentes de la República.
31662186_1847682868604649_2788788424969027584_o.jpg
“La noche triste del corcel árabe” de Alberto Murillo Herrera. Edición P/A 2003 (reimpresión 2004). Grabado en metal (talla dulce) e impresión digital. Colección del MAC. Foto: Gabriel González.
Para visitar la muestra.
La exposición permanecerá abierta al público en el MAC en el horario habitual del Museo, de martes a domingo, de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. y la entrada al público es gratuita.

“Dulcis in fundo”: 50 años de trayectoria de Alvaro Bracci

El Museo de Arte Costarricense (MAC) inicia las actividades de conmemoración de su 40 Aniversario con un artista invitado para presentar su próxima muestra y Alvaro Bracci atendió la invitación institucional. Es así como Dulcis in fundo se convierte en el primer proyecto monográfico de Bracci en la sede del Museo, misma que se inaugura oficialmente durante un acto protocolario el próximo jueves 26 de abril, desde las 7:00 p.m.
Con esta selección de 70 piezas de Bracci, Dulcis in fundo incluye una variedad de técnicas, características de su material creativo, que incluye desde la técnica mixta, el óleo y el acrílico, la serigrafía, reproducciones digitales, collage, fotolitografía hasta la cerámica.
es una expresión latina que se utiliza coloquialmente para enunciar algo que llega hacia el final y de buena manera, literalmente significa “por último pero no menos importante”.
De acuerdo a la Curadora del MAC, María José Chavarría, esta muestra incluye obras que van desde la década de los ochentas hasta su trabajo reciente y que en su mayoría abarca su producción pictórica, desde el pequeño al gran formato.
Para Chavarría, la exposición del artista italo-costarricense Alvaro Bracci, “es una revisión de las líneas de trabajo que el artista ha explorado durante su carrera. Para el Museo de Arte Costarricense es significativo darse a la tarea de poner en valor la obra de artistas que se encuentran presentes dentro de su colección, pero que no han sido estudiados a manera de exhibición monográfica dentro de sus salas”.
“Esta muestra aparece entonces como una expresión utilizada por el mismo Alvaro Bracci, como un repaso de su vida y en un buen momento de su madurez artística”, indicó la Curadora.
30073191_1835410686498534_1412935113261862540_o.jpg
Entre Italia y Costa Rica
Álvaro Bracci nació el 27 de agosto de 1948 en Roma, Italia. De formación artística empírica, realizó su formación académica en ingeniería industrial en Italia, su país de origen. Llegó a Costa Rica en 1970 por intereses laborales y al mismo tiempo desarrolló su propuesta pictórica. Poco tiempo después integró agrupaciones como “Cofradía” y “Convergencia”. Es debido a esta marcada formación en diseño que Bracci “construye” sus obras, organiza y estudia cada detalle. Su proceso no es espontáneo y gestual sino meticuloso y ordenado.
A nivel formal, sus primeros trabajos son de corte geométrico y van desde la representación de líneas arquitectónicas y de hasta el volumen acentuado en las figuras femeninas. Esta presencia de la mujer en sus obras más tempranas, en donde paletas monocromáticas son más usuales, se mezcla con la proliferación del color después de sus recorridos por Centroamérica y México.
A una paleta viva se suman los rostros de mujeres indígenas de rasgos marcados y al mismo tiempo, la simplificación de la forma se vuelve cada vez más fuerte. De la estilización de las figuras se pasa a la geometrización total de las partes y a la multiplicación de estas. La introducción de técnicas de reproducción digital lo llevaron a explorar el pixel y la deformación de la figura desde la década de los ochenta.
Álvaro Bracci, había participado en varias ocasiones en muestras colectivas en el MAC y en exhibiciones individuales en algunos espacios administrados por el Museo, como la Galería Enrique Echandi, el Espacio Jorge Debravo, la Sala Julián Marchena y la Galería Nacional de Arte Contemporáneo (GANAC), pero no así en su sede central.
Su trabajo ha incluido además presentaciones de su obra en la V Bienal Internacional de Valparaiso Chile (1981), II Bienal La Habana, Cuba (1986), la VI Bienal L&S de Pintura Costarricense (1994), Pabellón de Exposiciones Temporales, en el Centro Nacional de la Ciencia y la Cultura, en el Teatro Nacional, en la Asamblea Legislativa así como en la Universidad de Costa Rica y sus piezas se encuentra en colecciones del MAC; del Museo del Banco Central de Costa Rica y del Museo Historico Cultural Juan Santamaria; del Museo de Arte Latinoamericano de Managua, Nicaragua y en el Museo Forma en San Salvador, El Salvador, entre otros.
Además, se ha destacado como ilustrador de publicaciones de los escritores Alvaro Zamora, Rafael Angel Herra, Arturo Jofre, Daniele Troitier y Adriano Corrales.
30051814_1835410913165178_3480095925381584229_o.jpg
Recorriendo Dulcis in fundo con Bracci.
Este proyecto expositivo en el MAC, para Alvaro Bracci, es sinónimo de la posibilidad de reconstruir su pasado artístico, de reencontrarse con él, de unirlo y, sobre todo, de poder salvar su permanencia en el tiempo.
Para el artista, la exposición es una sola unidad creativa y no podría existir y sostenerse ninguna obra por si sola, siendo cada una la estructura y soporte de las otras. “Creo que la creación de un artista es una sola obra, es el devenir de su existencia, es su presencia en el presente”.
“Esta reconstrucción significa, la posibilidad de disponer de una visión global para el espectador, para el crítico, para el historiador, dándome a mí mismo la posibilidad de revisar, analizar, aprobar o no mi obra o parte de ella, sentirme orgulloso y encontrar en ella la búsqueda permanente coherente y honesta durante los 50 años de mi trayectoria artística”, destacó el artista invitado.
Al recorrer la exposición se viven – ya sea como creador o como espectador, experiencias variadas – que permiten transitar cronológicamente el mundo propio e íntimo del artista, su constante evolución, su búsqueda circunscrita y condicionada a un sentir y una sensibilidad social, que logra transformar en imágenes, una realidad definida por su racional geometrismo estético.
Según Bracci, “el visitante puede encontrarse con esta muestra y reaccionar frente a ella, de muy distinta manera. La iconografía es muy identificable de los personajes, como es el caso de “Pinocho”, “El Qujiote”, “Cristo”, “El Político”, “El Religioso”, “El Militar” y de los eventos como “El Nuevo Testamento” y “El Via Crucis”, que le permitirán al espectador tener un amplio espectro de imágenes donde puede reconocerse y actuar como lector e intérprete de una manera totalmente autónoma, dándole a cada encuentro la posibilidad de identificarse en la obra, ya sea aceptándola, rechazándola, o como hubiera dicho Dante Non ti curar di loro ma guarda e passa” (“No le hagas caso y sigue tu camino”)”
La exposición permanecerá abierta al público en el MAC hasta finales del mes de setiembre de 2018, de martes a domingo, de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. y la entrada al público es gratuita.

MAC ofrecerá cursos de arte gratuitos.

El Museo de Arte Costarricense (MAC) ofrecerá, a partir de la próxima semana y hasta el mes de junio de este año, cuatro cursos de Historia del Arte y Conservación, cada uno de cuatro sesiones, una por semana.
Mediante la implementación de su proyecto educativo “Interacciones”, el Museo presenta una programación de cursos abiertos a público general, que se llevarán a cabo los martes, a partir de las 6:00 p.m. y hasta las 8:30 p.m., en su sede en el Parque Metropolitano La Sabana.
Interacciones” arrancará sus sesiones de trabajo el martes 27 de febrero con el primer módulo de clases, denominado “Arte latinoamericano: Entre identidad y utopía” dictado por Lauran Bonilla-Merchav y que tendrá cuatro clases semanales.
Primer curso: arte latinoamericano.
El ciclo de cursos gratuitos inicia con cuatro encuentros durante los cuales se examinará algunos de los grandes movimientos modernistas del arte latinoamericano y en el que se abarcarán temas como la Identidad y la Revolución, la Vanguardia, el Indigenismo y Surrealismo en Latinoamérica así como la Abstracción y utopía.
El recorrido analiza cómo, alejándose siempre de la academia, los vanguardistas de América Latina exploraron la rica mezcla de influencias culturales que marcaron la región, incorporando lecciones del modernismo occidental en sus búsquedas de identidad local. El curso hace además una lectura del periodo en el que el arte se convirtió para muchos en una herramienta de mejora social y el reflejo de un mundo ideal que querían construir en las Américas.
A través del curso, se analizarán ejemplos de Argentina, Brasil, Cuba, Ecuador, México, Perú, Uruguay y Venezuela, insertando menciones de cómo los conceptos son pertinentes al arte moderno en Costa Rica.
Encargada del primer curso.
Lauran Bonilla-Merchav recibió su PhD en historia del arte con énfasis en arte latinoamericano del Centro de Estudios Superiores de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY Graduate Center). Actualmente es profesora en la Cátedra de Historia del Arte en la Universidad de Costa Rica (UCR).
Su investigación y publicaciones se enfocan en el desarrollo de arte moderno y contemporáneo en Costa Rica. Es la Presidenta del Comité Costarricense del Consejo Internacional de Museos (ICOM Costa Rica) y es además miembro de la junta directiva de AccionArte, asociación que desarrolló y continúa impulsando la metodología “Piensa en Arte” dentro del sistema de educación pública en Costa Rica.
Ella representa la región latinoamericana en el comité permanente de ICOM sobre la Definición de museo, perspectivas y posibilidades. También forma parte del Comité Directivo del proyecto EU-LAC-MUSEOS “Museos y Comunidad: Conceptos, Experiencias y Sostenibilidad en Europa, Latinoamérica y el Caribe”, que ha recibido fondos de la Union Europea.
SobreInteracciones
Todos los cursos serán abiertos al público en general y se impartirán de forma gratuita en la sede del Museo y el principal requisito de participación es la continuidad en las sesiones de cada uno de los cursos.
El primer curso “Arte latinoamericano: Entre identidad y utopía” tendrá como horario los martes 20 y 27 del mes de febrero y los martes 06 y 13 de marzo. El segundo curso, sobre Conservación y de otras cuatro sesiones, se impartirá durante el mes de abril, los días martes 03, 10, 17 y 24.
Las informaciones sobre los dos cursos siguientes en la programación, se darán a conocer próximamente.
Para inscripciones y más información, los interesados deben comunicarse al correo g.araya@mac.go.cr

Talleres en el MAC: ¡a sumarle arte a las vacaciones!

San José, viernes 26 de enero de 2018. Durante los últimos días de vacaciones el Museo de Arte Costarricense (MAC) ofrecerá a las familias costarricenses una opción para que los más pequeños de la casa puedan conocer más sobre el arte costarricense y sus distintas técnicas mediante experiencias vivenciales.
Durante la próxima semana, el MAC se transformará en un espacio de encuentro y difusión cultural donde niños y jóvenes podrán descubrir, explorar y desarrollar sus habilidades a través del arte así como conocer sobre el arte nacional y la historia del edificio patrimonial que alberga el Museo, en La Sabana. Todo eso durante los talleres artísticos y educativos que impartirán sus funcionarios del Departamento de Educación institucional.
Todos los talleres -que serán gratuitos, de cupo limitado e incluyen los materiales y una visita guiada a las exposiciones abiertas al público- tendrán lugar en la sede del MAC, en el Parque Metropolitano La Sabana de 8:30 a.m. a 11:30 a.m. Para la conveniencia de los participantes, durante los talleres, se podrá hacer uso del parqueo institucional, frente a su edificio.
27164202_1744936075545996_6959244870297527282_o.jpg
Sobre los talleres
La oferta del MAC inicia con el taller “Familias Pintadas” programado para el martes 30 de enero, en el Jardín de Esculturas y que se dirige a niños de entre 3 y 5 años, acompañados de un adulto. Durante el taller, se desarrollarán juegos y actividades durante los cuales los participantes experimentarán con distintas texturas. Como actividad principal está el trabajo en conjunto (niños, familiares e instructores) en el que pintarán un delantal que se podrán llevar a casa como recuerdo del taller. Los chicos deberán traer su merienda y ropa que se pueda ensuciar.
Para el miércoles 31 de enero se impartirá el taller Domingueando en el Museo de Arte Costarricense en el Jardín de Esculturas y la Sala XIV del MAC. Este taller es para niños en edades de 6 a 9 años y requieren estar acompañados de un adulto. Los participantes serán introducidos a la obra “Dominguenado”, del artista Tomás Povedano de Arcos para posteriormente “darle vida” mediante una representación teatralizada. Los participantes pintarán una escena de “domingo” que se llevarán como recuerdo. Se les solicita a los participantes traer merienda y ropa que se pueda ensuciar.
Continuando con la programación, el tercer taller se llamará Un día como escultor y se realizará el Jueves 1 de febrero en el Jardín de Esculturas y la Sala XIV del Museo y podrán participar niños y niñas que vengan acompañados de un adulto y con edades de 10 a 12 años. Ellos tendrán como actividad la observación de las obras presentes en el Jardín de las Esculturas del MAC. Se harán actividades de completar y al final desarrollarán un taller de arcilla natural. La escultura que creen del taller, será una obra que puedan llevarse con ellos a sus casas. Se requiere que las personas que realicen el taller, lleven ropa de trabajo, que se pueda ensuciar, y una merienda.
Para finalizar la semana de actividades educativas, el MAC programó el taller Todo Collage, el viernes 2 de febrero. En él podrán participar chicos de entre 13 y 15 años. El objetivo de la actividad es analizar la técnica y sus complejidades para luego elaborar varios collages con base en diseños de obras de la Colección del MAC. Los productos finales serán recuerdo de la experiencia que los participantes pueden llevarse con ellos. Se les solicita a los participantes traer merienda y ropa que se pueda ensuciar.
Los interesados en obtener más información y realizar su inscripción previa deben comunicarse al correo educacion@mac.go.cr

Aquí y allá: el legado de Roberto Cabrera

San José, martes 23 de enero de 2018. Con una selección de 45 obras, el Museo de Arte Costarricense (MAC) inaugura su calendario expositivo de 2018 con la muestra “Roberto Cabrera Aquí y Allá”. A partir del viernes 26 de enero, el Museo abrirá al público visitante una exposición que se conformó a partir del legado dejado por Cabrera en Costa Rica, mediante las obras que se conservan en colecciones privadas y en la herencia de su familia.
Con “Roberto Cabrera Aquí y Allá”, el MAC presenta un recorrido por el trabajo del polifacético artista guatemalteco, que vivió y trabajó en Costa Rica durante quince años, que cuenta en su haber profesional con una vasta obra pictórica, de grabado y escultura y que dedicó parte de su vida a la labor investigativa histórica y antropológica, en ambos países.
“En 1981 Roberto Cabrera llegó a vivir a Costa Rica y mantuvo durante su estadía, un papel activo no solo como artista, sino también como profesor, crítico, gestor y principalmente investigador. En 1996 regresó a Guatemala y se desarrolló como profesor y ensayista, también fue en cierto momento director del Teatro Nacional. Continúa a la vez con sus investigaciones sobre la cultura guatemalteca y trabajó de manera cercana con artistas jóvenes de Comalapa y del Atitlán, hasta su muerte en el año 2014”, señaló María José Chavarría, Curadora del MAC.
27021794_1741629352543335_2514375602270469679_o.jpg
Sin título [Chi lam]. Técnica mixta sobre madera, s.f. Colección particular.
El artista, su trayectoria y producción artística
Cabrera nació en 1939 en Guatemala. Estudió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP) entre 1953 y 1959. Desarrolló su carrera en el medio artístico como pintor, grabador, escultor, investigador y crítico de arte y fue fundador, director, administrador y promotor de la Asociación de Estudiantes de Artes Plásticas de 1957 a 1962.
La producción de Roberto Cabrera inició en la década de los sesentas con la exploración del dibujo y del grabado, especialmente en metal. Posteriormente incursionó en la pintura con diferentes técnicas, y posteriormente, incorporó a su trabajo el collage y los materiales encontrados. Sus pinturas matéricas se transformaron en objetos tridimensionales, ensambles, instalaciones y en lo que él denominó “esculto-pinturas”.
A nivel temático Cabrera ha trabajado de manera constante las problemáticas sociales de su entorno, tanto de Guatemala como de Latinoamérica, a partir de la investigación de campo a nivel sociocultural, antropológica y etnográfica o “etnointerpretativa”5, terminología preferida por el propio Cabrera.
Durante las décadas de los cincuentas y sesentas trabajó especialmente con figuraciones semiabstractas. Aquí intentó proyectar mitos indígenas prehispánicos y actuales, y como estos permean de la cultura popular. Lo anterior mezclado con los lenguajes de vanguardia de las corrientes europeas y a la vez con técnicas tradicionales.
En la década de los años sesenta perteneció al Grupo Vértebra junto a los artistas Marco Augusto Quiroa y Elmar René Rojas. Para los años setenta se inclinó por obras que reflejan la situación social de esta época, principalmente urbana, en donde el testimonio y documento juegan un papel importante. Trabajó bajo la tendencia nacionalista-americanista.
Fue además maestro de arte tanto en Guatemala como en la Escuela de Artes Plásticas de nuestro país.
27024129_1741630212543249_5549873272798162516_o.jpg
Sin título [Reina]. De la serie Personajes desconocidos. Técnica mixta sobre madera, 1971. Colección particular.
Conociendo su legado en Costa Rica
La muestra presenta obras que van desde el dibujo, grabado, collages y trabajos matéricos. El MAC además presenta una pequeña muestra complementaria con obras del contexto del arte moderno guatemalteco.
El MAC inaugurará Roberto Cabrera Aquí y Allá el jueves 25 de enero, desde las 7:00 p.m., en la sede del Museo en el Parque Metropolitano La Sabana.
La exposición permanecerá abierta al público en el MAC hasta abril de 2018, de martes a domingo, de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. y la entrada al público es gratuita.

Detrás del Portón Rojo: una visión de la erótica en el arte costarricense

A partir del viernes 17 de noviembre, el Museo de Arte Costarricense (MAC) exhibirá “Detrás del Portón Rojo”, una muestra centrada en la noción del erotismo como una realidad natural del ser humano, así como una temática recurrente y transversal del arte nacional.
A través de esta exposición, el Museo busca permitir a su público visitante el descubrimiento de distintas expresiones artísticas que aluden al deseo erótico. La exposición revela igualmente algunos temas transversales como la censura y la autocensura, los mecanismos de control social del cuerpo y del impulso sexual, la de-construcción de la masculinidad hegemónica, y el deseo erótico desde distintas orientaciones sexuales y expresiones de género, la sexualidad no-normativa.
Para este proyecto expositivo, el Museo cuenta con los artistas visuales Roberto Guerrero y Sussy Vargas como curadores invitados. El proyecto es el fruto del trabajo conceptual y las investigaciones de cada uno de ellos, y una confluencia temática de ambas vertientes.
Provenientes de colecciones públicas y privadas, la muestra presenta más de 120 obras piezas, en distintos formatos: pintura, escultura, fotografía, dibujo, instalación, así como documentos históricos y una selección de piezas precolombinas.
Muchas de ellas han sido mostradas en diferentes espacios y momentos, otras nunca han visto la luz, o han sido censuradas por la mirada vigilante de la época o por los procesos de autocensura de los mismos creadores, indicaron los curadores.
El MAC inaugurará “Detrás del Portón Rojo” el jueves 16 de noviembre, desde las 7:00 p.m., en la sede del Museo en el Parque Metropolitano La Sabana.
La muestra incluye obras de artistas de Teodorico Quirós, José María Figueroa, Juan Manuel Sánchez, Emilia Prieto, Max Jiménez, Tomás Povedano de Arcos, Larry Madrigal, Joaquín Rodríguez del Paso, Néstor Zeledón, Jaime David Tishler, Herberth Bolaños, Victoria Cabezas, Jorge Albán, Carlos Barboza, Karla Solano, Gabriela Zumbado, Francisco Alvarado Abella, Memo Murillo, Fernando Carballo, Adela Marín, Arturo Herrera, Álvaro Herrera, Francisco Zúñiga, Tamara Ávalos, Margarita Bertheau, Rolando Garita, Florencia Urbina, Miguel Hernández, Carlos Quesada, Zulay Soto, Olger Arias, Manuel de la Cruz Gónzalez, Claudio Fantini, Alberto Murillo, Roberto Lizano, Adolfo Siliézar, José Miguel Rojas, Pedro Arrieta, Priscilla Monge, Otto Apuy, Adrián Arguedas, Emilio Span, Francisco Amiguetti, Eugenio Murillo-Fuentes, Jeffrey Arguedas, Mariano Ramírez, Fernando Acuña, Giorgio Timms, Luis Fernando Quirós, Andy Retana, Leonel González, Leda Astorga, Marton Robinson, Andrés Rangel, Lucía Madriz, Jorge Gallardo, Susana Sánchez, Andrés Gudiño, Amparo Cruz, Manuel Zumbado, Natalia Porras, Rodolfo Stanley, Ariela Muñoz, Rolando Cubero, Walter Rojas, Héctor Burke, Juan Bernal Ponce.
23551123_1669790759727195_2716589876856392469_o.jpg
“Mi lengua que es tu lengua”, Rodolfo Stanley, 1998, Grabado en metal. Colección del MAC. Fotografía: Mariana Peralta Carranza, Maricarmen Pereira Manning, Kevin Valverde.
El erotismo y el arte.
El ser humano siempre ha tenido una relación problemática y temerosa con su cuerpo y su mente por la acción del deseo, las pulsiones, la imaginación y el estallido de la fantasía erótica. El miedo a los impulsos internos no es natural, sino socialmente aprendido; es una consecuencia de haber experimentado culturalmente la sexualidad como uno de los mecanismos regulatorios más fuertes que existen, y por el cual hemos vinculado nuestros placeres a lo oscuro y vergonzoso: a lo que debe ser silenciado. Sin embargo, el arte como una producción simbólica que se manifiesta sobre los ámbitos de lo humano, se ha resistido a ese silencio particular. A la largo de la historia, los artistas han tratado lo erótico de una forma natural con visiones que oscilan desde lo luminoso a lo oscuro, y viceversa.
A partir de la investigación realizada por Guerrero y Vargas, y desde la mirada de artistas que observan la obra de otros creadores, el MAC analiza como los artistas en todos los tiempos han tratado lo erótico de una forma natural en sus propias vidas y/o en las otros, con visiones que oscilan de lo luminoso a lo oscuro y viceversa; dado que nadie puede sustraerse de la experiencia de calidez subterránea e íntima de un “eros” que perfila, desborda y disuelve simultáneamente a las subjetividades.
Desde la mirada de artistas que observan la obra de otros creadores, se traspasa de lo público a lo privado e íntimo, para transitar de tradición conocida del arte costarricense a un espacio pulsional de revisión de una parte de la producción artística del país que nunca antes se había mostrado en el MAC, como un conjunto y desde esta perspectiva.
A través de más del centenar de obras que componen el montaje visual, los curadores plantean la noción de lo erótico como una realidad natural del ser humano, el hecho de que el “eros” debe estar libre del estigma social de la medicalización y, sobre todo, su presencia constante en el arte costarricense; determinaron la necesidad de reunir una serie de obras que enlazan la erótica, el deseo, el cuerpo y sus placeres en la exposición Detrás del Portón Rojo.
La muestra permanecerá abierta al público en el MAC desde el viernes 17 de noviembre 2017 hasta abril de 2018, de martes a domingo, de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. y la entrada al público es gratuita.
Foto de portada: Sin título [Conocido como La Trompudita] (detalle). José María Figueroa, 1843, Grafito sobre papel. Prueba de juicio perteneciente al expediente Jurídico No137 Colección del Archivo Nacional de Costa Rica. Fotografía: Sussy Vargas.

MAC expone planos del primer diseño del Teatro Nacional

El Museo de Arte Costarricense (MAC) se une a las celebraciones de conmemoración del 120 aniversario del Teatro Nacional con la presentación de la muestra El Monumento Imaginado: primeros planos del Teatro Nacional.
La exposición presenta reproducciones de los planos de construcción correspondientes al primer diseño arquitectónico del Teatro Nacional de Costa Rica (1890) y las reformas realizadas a estos posteriormente (de 1890 y 1891), reseña además, la construcción del edificio y visualiza a los ingenieros y el arquitecto responsables de la proyección de la obra.
A las 4:00 p.m. del próximo jueves 19 de octubre tendrá lugar el acto de inauguración de la exhibición, en la sede del Museo en el Parque Metropolitano La Sabana, precisamente el día en el que se celebran los 120 años de la construcción de uno de los monumentos históricos nacionales y principal joya arquitectónica de la ciudad de San José.
El MAC y el Teatro Nacional proponen una muestra en la que el historiador del arte Leonardo Santamaría plantea un análisis de los fundamentos teóricos y estilísticos de los diseños elaborados por la Dirección General de Obras Públicas y que plantea una relación formal entre estos y la arquitectura costarricense e internacional.
La exposición, que nace a partir de una investigación de Santamaría, reúne una selección de 14 planos, 45 fotografías, una maqueta y objetos que registran la propuesta original del edificio del Teatro y que no llegó a ver la luz al ser reemplazada por una propuesta final y definitiva, plasmada en el edificio que los costarricenses conocemos hasta el día de hoy.
Sobre la investigación
Leonardo Santamaría Montero llevó a cabo una investigación para optar por la Licenciatura en Historia del Arte de la Universidad de Costa Rica (UCR) titulada Análisis de la conformación del diseño arquitectónico y ornamental del Teatro Nacional de Costa Rica y para la que analizó los distintos que hubo durante el proceso de preproducción y producción del Teatro Nacional, los cambios presentados y las razones por las que tuvieron lugar.
Según el historiador del arte y Curador de la muestra, sus proyectos de investigación sobre el emblemático edificio patrimonial analizan la obra constructiva en Costa Rica de hace 127 años luego de que el 07 de octubre de 1890, se aprobaran los primeros planos.
En dicha propuesta, se plasma la labor de los jóvenes costarricenses Nicolás Chavarría (25 años), encargado de la dirección del diseño de los planos y de Guillermo Reitz Eggers (21 años), que se desempeñara como diseñador. Ambos trabajaban bajo el control técnico de la Secretaría de Fomento de la Dirección General de Obras Públicas y de una Junta de Ciudadanos – conformada principalmente por empresarios y comerciantes costarricenses que representaban a la sociedad civil – y quienes además fueron los encargados de la administración de las obras por siete años y de la elección el primer diseño del edificio.
La primer propuesta arquitectónica del edificio buscaba plantear las formas arquitectónicas del edificio basadas en las experiencias profesionales y los conocimientos adquiridos por Chavarría y Reitz en Europa, por lo que el diseño del edificio contempló el modelo teatral interno francés y un estilo de la fachada alemán.
Santamaría que se ha dedicado a realizar investigaciones en el área de las artes visuales y la arquitectura, es además egresado del Conservatorio de Castella como técnico medio en enseñanza del arte (teatro) y se ha desempeñado como docente en la Universidad de las Ciencias y el Arte de Costa Rica y la Universidad Creativa.
El edificio
El edificio nació como ente jurídico estatal el 28 de mayo de 1890 cuando el Congreso Constitucional de la República emite el Decreto XXXIII en cuyo artículo primero se enuncia “Declárese Obra Nacional el Teatro de la Capital de la República”. En dicho cuerpo normativo se mencionan los mecanismos para el financiamiento de la obra: subvención del Estado, impuesto a la exportación de café y empréstitos internos y externos.
En el año 1965, mediante Decreto Ejecutivo Nº 3632 firmado por el Presidente de la República Francisco J. Orlich, el Teatro Nacional fue declarado Monumento Histórico Nacional; con esto, el Estado costarricense reconoce la importancia arquitectónica, patrimonial, cultural e histórica del referido edificio.
La muestra estará abierta al público en el MAC desde el 19 de octubre de 2017 hasta inicios de 2018, de martes a domingo, de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. y la entrada al público es gratuita.

Muestra del MAC devela obras de Margarita Bertheau

El Museo de Arte Costarricense (MAC) presenta a partir del 25 de agosto 2017 al público nacional y extranjero, Margarita Bertheau Inédita, primera gran exposición consagrada a la artista por la institución.
La muestra busca revelar las múltiples facetas de esta pintora, conocida principalmente por sus paisajes, retratos y figuras en acuarela, y cuya obra geométrica, surrealista y abstracta ha permanecido fuera del ojo público durante más de 60 años.
La exposición presenta 120 obras en acuarela, óleo y dibujo, así como reproducciones de sus murales más importantes. Además, despliega documentos y fotografías de época relativos a la vida de la artista y su relación con el ballet. En conjunto, el Museo reúne piezas de 17 colecciones públicas y privadas.
21016085_1594727913900147_3806385989678488303_o.jpg

Sin título [Paisaje de Escazú]. 1958. Acuarela sobre papel. Colección particular. Foto: Rafael Venegas, Museo de Arte Costarricense

El acto de inauguración de la exhibición tendrá lugar el jueves 24 de agosto, desde las 7:00 p.m., en la sede del Museo en el Parque Metropolitano La Sabana.
Margarita Bertheau Odio, nacida en 1913 en San José, es una de las artistas costarricenses más importantes del siglo XX. Es reconocida sobre todo por su maestría de la acuarela, con un estilo espontáneo y un magnífico manejo del color. Su obra, de extraordinaria luz y dinamismo, revalorizó por completo esta técnica, hasta entonces considerada casi exclusivamente como herramienta para bocetos de obras de mayor jerarquía.
La muestra en el MAC, curada por Sofía Soto-Maffioli, directora de la institución, aborda la producción de Margarita Bertheau durante toda su carrera en Costa Rica, desplegada en un recorrido temático con salas dedicadas al retrato, la figura humana, el desnudo, la obra de vanguardia, el paisaje costero, el paisaje rural y los murales.
Aunque es conocida esencialmente por sus paisajes, retratos y desnudos, Margarita Bertheau realizó, desde inicios de los años 1950, obras surrealistas, expresionistas o abstractas. Demasiado innovadoras para su época, estas obras recibieron duras críticas y han permanecido olvidadas durante más de 60 años.
20934759_1594725333900405_4597821597229582150_o.jpg

Sin título [Acuarela preparatoria para El salto al mar]. 1953. Acuarela sobre papel. Colección particular. Foto: Gabriel González, Museo de Arte Costarricense.

La exposición propone una nueva lectura de Margarita Bertheau y fue pensada para llevar al público la faceta inédita de esta artista. Junto con algunas de sus obras más reconocidas, presentamos obras completamente inéditas y olvidadas desde los años 1950”, dijo la directora del Museo.
Se presentan en la exposición algunas de las obras que la hicieron famosa, como la célebre Yolanda Oreamuno, acuarela realizada en 1953, o Cementerio de Escazú, de 1971, ambas de la colección del Museo de Arte Costarricense. Paralelamente, se presentan obras vanguardistas nunca antes expuestas, así como obras que han permanecido olvidadas del público y los historiadores por varias décadas.
De acuerdo a Soto-Maffioli, junto con Dairine Vanston y Luisa González, Margarita Bertheau fue una de las artistas pioneras de las vanguardias en Costa Rica. La calidad y fuerza de su trabajo, que oscila entre la figuración y la abstracción, nos invita a revisar las corrientes artísticas oficiales y también las categorías establecidas.”
Sobre Bertheau
Margarita Bertheau Odio nació en San José en 1913, hija de Rosalía Odio Méndez, de origen cubano, y de Alberto Bertheau Zenea, artesano de calzado de ascendencia francesa. Durante su infancia fue alumna del artista Fausto Pacheco. A los 16 años, habiéndose mudado con su familia a La Habana, continuó sus estudios de Bellas Artes en la Academia San Alejandro, y luego en el taller del artista Rafael Lillo y Foraster. Siguió además estudios de ballet, y paralelamente a su carrera como bailarina, trabajó como diseñadora de vestuarios y escenografías para diversos espectáculos.
En 1940 regresó a Costa Rica, para después instalarse durante un año en Bogotá y luego retornar en 1942. Ya instalada en San José, fue co-fundadora del Ballet Pro-Arte, donde trabajó como profesora y diseñadora hasta la Guerra Civil del 1948, año en que la escuela cerró definitivamente sus puertas.
Además de sus lazos con el ballet, Bertheau tuvo una importante participación dentro de los círculos culturales del país como artista plástica. Bajo el decanato de Teodorico Quirós, ingresó como profesora de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Costa Rica en 1942, donde promovió importantes reformas técnicas sobre la enseñanza del dibujo y la pintura.
Junto con Francisco Amighetti, fue pionera, en los años 1940 y 1950, en el desarrollo de técnicas de pintura mural adaptadas a las condiciones y materiales propios del trópico.
Bertheau falleció a los 62 años, en su casa de Escazú, el 21 de noviembre de 1975. Numerosos retratos, paisajes e interiores son conservados en colecciones de museos en Costa Rica, así como en algunas colecciones privadas. Su obra geométrica, abstracta y surrealista sigue siendo esencialmente desconocida.
La muestra estará abierta al público en el MAC desde el 25 de agosto hasta el mes de octubre, de martes a domingo, de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. y la entrada al público es gratuita.